Japón: una familia imperial en peligro de extinción

La familia imperial japonesa sufre una crisis demográfica sin precedentes. Según la actual ley de la Casa Imperial, que rige la sucesión de emperadores, las mujeres no pueden acceder al trono y deben renunciar a sus derechos dinásticos si deciden casarse con un plebeyo. En las circunstancias actuales, con muchas más féminas que varones entre los descendientes y parientes del actual emperador, el mantenimiento de esta ley sálica podría dejar a la familia bajo mínimos e incluso poner en riesgo la sucesión en un futuro no tan lejano.

De los 19 miembros actuales de la familia imperial, solamente cinco son hombres, incluido el actual emperador, Akihito, que abdicará a finales de abril de 2019.El Trono del  Crisantemo pasará entonces a su hijo mayor, el príncipe Naruhito, de 58 años. Este solamente tiene una hija, la princesa Aiko, que no puede convertirse en heredera. El siguiente en la línea sucesoria es el hermano del actual príncipe heredero, Fumihito (52 años), y tras él está su hijo pequeño, Hisahito (11 años), que es el único varón de su generación.

Hace un lustro, el número de miembros de la familia imperial nipona ascendía a 23. El cambio responde no solamente a la muerte de miembros de más edad, también a la salida de varias mujeres de la institución tras haber contraído matrimonio. El anuncio de compromiso este año de la princesa Mako, la nieta mayor de Akihito, supondrá una nueva baja en 2020. Y es esperable que el resto de mujeres de la familia se encuentren en esta tesitura en la próxima década. “Estaba avisada desde mi infancia de que dejaría mi estatus real una vez me casara”, dijo Mako durante el anuncio de su compromiso.

Si todas las princesas se casan, el pequeño Hisahito y su familia nuclear serían literalmente los únicos que quedarían para desempeñar todas las funciones de la Casa Imperial. Él, y especialmente la que se convierta en su mujer, soportarían la inmensa presión de dar a luz a otro varón que continuara el linaje, una carga que ha pesado mucho sobre Masako, la mujer del príncipe heredero Naruhito, inmersa en una depresión crónica.

Fuente: El País.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *